Novena a la Inmaculada: 3°Día Tu eres la Gloria de Jerusalén

immacolata_2017_esp

 

Tota Pulchra

Tota Pulchra es Maria,
et macula originalis non es in te.
Tu gloria Ierusalem,
tu laetitia Israel,
tu honorificentia populi nostri,
tu advocata peccatorum.
O Maria! O Maria!
Virgo prudentissima,
Mater clementissima,
ora pro nobis,
intercede pro nobis,
ad Dominum Iesum Christum.
Eres toda belleza, Maria,
y el pecado original no está en tí
Tu, la gloria de Jerusalén,
tú, alegría de Israel, tú,
honor de nuestro pueblo,
¡Oh! María,
virgen prudentísima,
madre clementísima.
Ruega por nosotros,
intercede por nosotros
ante nuestro Señor Jesucristo.

 

Immaculate Conception Rubens

Tu gloria es Jerusalén.

Aquellas mismas palabras que fueron dirigidas a Judith (Jdt 15,8-10), ahora están dirigidas a ti María, ¡y con razón! Tú de hecho, eres la gloria del género humano porque con la disponibilidad a Dios, has abierto las puertas de tu vientre al Salvador prometido.

 

Oración
Oh rosa mística de pureza, María, nos alegramos contigo, que gloriosamente hayas triunfado sobre el demonio, y que fuiste concebida sin pecado original. Agradecemos y alabamos con todo el corazón a la Santísima Trinidad que te ha concedido tal privilegio; te suplicamos obtener la fuerza de superar cada trampa y no manchar con el pecado nuestra alma. Ayúdanos siempre, y has que con tu protección siempre triunfemos sobre nuestros enemigos comunes de nuestra salud eterna.

OREMOS. Oh Dios, que en la Inmaculada Concepción de la Virgen has preparado una digna morada para tu Hijo, y en previsión de su muerte la has preservado de cada mancha de pecado, concédenos también a nosotros, por su intercesión, de venir al encuentro contigo en santidad y pureza de espíritu. Por nuestro Señor.